Farándula de colombia Farándula de Colombia

Así era el enigmático trato que había entre Pablo Escobar y Fidel Castro.

El narcotraficante más buscado de Colombia y el mundo tenía muchas inseguridades que intentó ocultar, pese a tener cuantos millones y lujosos se le antojaran.

Pablo Escobar. El narcotraficante tenía celos del jefe paramilitar. Foto: Agencias.
Pablo Escobar. El narcotraficante tenía celos del jefe paramilitar. Foto: Agencias.

Victoria Eugenia Henao, la viuda de Pablo Escobar, demostró que no tiene contemplación alguna para hablar del capo narco más buscado en Latinoamérica y el mundo. Se conocieron en el año 1973 cuando ella tenía solo 13 años y él 24 años. Al cabo de 3 años, exactamente el 29 de marzo de 1976, se casaron. De a poco Tata, como era llamada por sus conocidos, se fue inmiscuyendo en los negocios ilegales que lideró su esposo. Joyas, dólares, mansiones y obsequios estaban por doquier simulando una estabilidad en el controversial matrimonio.

Su primer hijo, Juan Pablo y su segunda hija, Manuela se convirtieron en su más grande inspiración. No por el nacimiento de los niños, Victoria Eugenia Henao y Pablo Escobar quedaron libres de conflictos. Que el Jefe del Cartel de Medellín era manipulador, violento, mentiroso y asesino; sobre estos particulares se ha hablado mucho y queda tela por cortar. Ahora bien, su propia exesposa, quien ahora se hace llamar María Isabel Santos, reveló un detalle inédito: Pablo Emilio Escobar Gaviria tenía celos del presidente cubano Fidel Castro.

Una de las revelaciones más contundentes las hizo el hijo mayor del matrimonio Escobar-Henao, Juan Pablo en el libro que tituló Pablo Escobar mi padre. En uno de los apartados reconoció que siempre tuvo la intuición que su madre le gustaba a Fidel Castro. Por esta razón, su padre no podía ocultar sus celos. De hecho, le prohibió a la máxima autoridad que la visitara en el edificio Mónaco.

Los celos de Pablo Escobar a Fidel Castro

Mientras que Tata, en su libro Mi vida y mi cárcel con Pablo Escobar no tuvo reparo en contar que lo que la mantuvo unida al jefe paramilitar fue su amistad que, a su juicio, era más o menos cercana. Se conocieron en la Hacienda Nápoles. Lo describió como un hombre honesto, inteligente, respetuoso; a quien le gustaba el arte, la buena mesa y los vinos de calidad. En la otra cara de la moneda estaba Escobar: un hombre a quien no le preocupaba cómo lucir, incluso, siempre vestía de la misma forma con pantalón y camisa. No era culto, salvo habilidoso para los negocios ilícitos.

Esta cercanía, evidentemente, despertó los celos y los demonios en Pablo Escobar, quien además de tener un alianza con Fidel Castro, la propia Tata reveló que fue una pieza clave cuando tuvo que negociar con los narcos para que no le hicieran daño ni a ella ni a su familia, tras la muerte de su esposo el 2 de diciembre de 1993.

Victoria Eugenia Henao y Pablo Escobar.

Noticias Relacionadas

More News

More News